lunes, 20 de marzo de 2017

Alimentos procesados. ¿Son tan malos?


¿Son malos los alimentos procesados?

- ¡Já! Aquí ya sí que no me pillas, ésta me la sé. Obvio que son malos. Malísimos. Son veneno puro para el body. Procesados llenos de químicos artificiales asesinos. Cosa mala. ¿A que sí? ¡Apúntame este tanto!
- Emmmm...
- ¿Qué? Pero si siempre estás con que “Hay que comer materias primas, locales y de temporada ñañañañañaña”
- Verás, joven aprendiz, hay matices. En esta vida no todo es blanco o negro, muy al contrario, vivimos en una maravillosa escala de grises.
- ...
Sin más dilación, vamos allá con las 50 sombras de gray.
Partamos de una definición muy simple y directa que aclara el concepto de lo que es un alimento procesado: Alimento tratado o modificado mediante algún proceso físico, químico o biológico con el fin de garantizar su higiene y seguridad, alargar su vida, o mejorar su conservación o sus características organolépticas (sabor, aroma, textura, color, etc.).  

Visto así, parece que no quieren matarnos. Como puedes ver, la definición no contempla conceptos como “veneno para ratas”, “objetivo: enfermar a la población”, “conspiración secreta de las multinacionales” o “sobredosis de químicos”(Que yo no sé qué se imagina la gente cuando dice que “todo lleva químicos”, pero creo que quizás morirían de un infarto si supieran que todo es química. Cada célula de cada tejido de su cuerpo es química pura.) Si no más bien todo lo contrario. Parece como que el procesado de los alimentos surgió para hacernos la vida más fácil y segura, y así no morir de intoxicaciones alimentarias.
Existen muy diversos y variados tipos de procesado como la refrigeración, congelación, cocción, escaldado, pasteurización, ahumado, fermentación, salazón, deshidratación, liofilización (para la comida de astronautas, ¡qué útil el procesado de alimentos!), y muchos muchos más. Pero no vamos a entrar ahora en detalles porque podría llevarnos horas. De hecho, los procesados no son nada nuevo... hace ya dos millones de años los prehistóricos comenzaron a procesar los alimentos cuando descubrieron el fuego y empezaron a cocinar la carne, lo que supuso un avance evolutivo extraordinario a nivel de salud y longevidad.
No obstante,  lo que me interesa no es que conozcamos los tipos de procesados ni que estudiemos historia evolutiva, si no que sepamos diferenciar que no es lo mismo un alimento mínimamente procesado, que un alimento ultraprocesado, y aquí es dónde es importante matizar en la escala de grises.
Para hacerlo más visual, imagina un yogur natural y un helado azul sabor nube infinita con tropezones de chocolate y golosinas. (Vale, igual lo he exagerado un poco pero quiero que se entienda bien la diferencia). Ambos son productos lácteos, ambos procesados, pero el primero sería mínimamente procesado y el segundo sería ultraprocesado. El yogur no sería más que una fermentación natural de la leche, mientras que el helado fantasía no sabemos cuántos ingredientes podría llegar a llevar, ni cuantos tratamientos diferentes podría haber sufrido... lo que deriva con casi total seguridad en un alimento rico en sodio, azúcar, grasas saturas... y con pésimas cualidades nutricionales.
Lo mismo ocurriría con una bolsa de guisantes congelados y una bolsa de patatas fritas. Ambos procesados, ambos alimentos vegetales que en origen son materias primas saludables (guisantes y patatas), pero dos productos finales completamente diferentes, uno mínimamente procesado y saludable, y otro ultraprocesado y de nuevo, cosa mala.
Y así podríamos seguir con una larga lista, pero creo que el concepto ha quedado más o menos claro.
Con esto lo que quiero decir es que el hecho de que un alimento sea procesado no lo demoniza automaticamente ni significa que no sea saludable. Pero tampoco quiere decir lo contrario. Es decir, lamentablemente un porcentaje muy elevado (¿90%?) de los alimentos procesados que encontramos en el super son ultraprocesados y de mala o pésima calidad nutricional. Esto no quiere decir que no exista un amplio abanico de alimentos mínimamente procesados saludables, a nuestra disposición, que podemos consumir y que nos facilitan mucho la existencia, como pueden ser las bolsas de ensalada listas para el consumo. Por eso lo importante y fundamental es que atendamos siempre al etiquetado nutricional y busquemos la lista de ingredientes, puesto que ahí jamás pueden engañarnos.


Algunos ejemplos de alimentos procesados que pueden incluirse en una alimentación variada y saludable serían...:
Bolsas de fruta y verdura ultracongelada, leche, yogur natural, queso (sin abusar de las versiones más grasas), vinagre, aceite de oliva virgen extra, encurtidos sin azúcar añadido (pepinillos, aceitunas, cebolletas...), tofu, seitán, bebidas vegetales sin azúcar, conservas de verduras y legumbres, pasta integral, cacao puro, latas de conservas de pescado al natural, carne y pescado congelados, etc. 
Yo creo que ya lo tienes claro, ¿no? Bueno, para terminar quisiera responder a dos preguntas que solemos hacernos con frecuencia...
¿Son los procesados seguros?
Sí, de hecho el procesar los alimentos los hace seguros. Por ejemplo, calentar los alimentos ayuda a eliminar bacterias dañinas. La pasteurización es un proceso común aplicado a la leche para matar microorganismos. Enlatar y congelar los alimentos, tales como carnes, frutas y verduras ayuda a que permanezcan frescos y en perfecto estado por más tiempo.
¿Son los procesados saludables?
Pero amigo vago, después de esta clase magistral... ¡esperaba que me dieras tu la respuesta!

Ahora, antes de terminar... Aunque existan diversos y variados alimentos procesados que sí podemos incluir a menudo en nuestra alimentación (los ultraprocesados los descartamos sistemáticamente), nunca jamás de los jamases deberán reemplazar ni sustituir a las materias primas básicas: vegetales, frutas, frutos secos, tubérculos, legumbres...

LA BASE DE LA ALIMENTACIÓN (si quieres estar sano) DEBE SER COMIDA DE VERDAD.
Bueno, ahora sí. Con esto y un bizcocho (que por cierto es procesado)...
¡hasta el próximo post!

8 comentarios:

  1. El pestañitas te da un Súper Like por tu Super Post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te haya gustado! ¡Un saludo! ;)

      Eliminar
  2. Me encantan tus blogs!! les das un toque de gracia que en serio, es que me parto X'D así la lectura se hace muy amena y no aburrida. Estoy aprendiendo bastante así que gracias por este maravilloso blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!! Lo primero bienvenid@ y gracias por leer!! Me alegra muchísimo que te gustes mis publicaciones. Un saludo!! :D

      Eliminar
  3. Qué máquina, me encanta lo poco que he leído, te seguiré...enhorabuena Julia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias! Seguiremos escribiendo :D

      Eliminar
  4. Hola, hola! Gracias por este post, el primero que te leo, y me anoto desde ya en el club de fans... ;-) Ahora me permito una pregunta, en base a tu saludo de despedida: el bizcocho... casero, tiendo a pensar que lo ubicamos en la línea de los utra-procesados, correcto? Por tanto, poco (¿algo apenas?) nutritivo... O existe por ahí la receta del bizcocho nutritivo y sano?? Gracias nuevamente !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo, lo primero bienvenido! En cuanto a tu duda, los bizcochos industriales que compramos, incluso los de pastelería o los que hacemos en casa con harina azúcar, mantequilla etc. no son en absoluto saludables. No obstante, hay muchas recetas adaptadas para hacer bizcochos caseros y que sean saludables, sustituyendo la harina blanca por avena entera, calabaza o batata; el azúcar por dátiles o pasas, reduciendo condierablemente las grasas y utilizando aguacate en lugar de mantequilla... y ese tipo de variaciones! Te animo a curiosear por páginas cómo ésta http://fitfoodmarket.es/category/recetas/por-categoria-alimentaria/muffins/ (hay cientos por la red) y versionar tus bizcochos y panes con ingredientes que sean materias primas saludables!! ;)
      Un saludo!!!

      Eliminar