miércoles, 26 de julio de 2017

Me ha dado por hacer una lista.




Estaba dándole vueltas a la cabeza y pensando que no es justo que todos los habitantes del planeta paguen de igual forma las consecuencias globales del cambio climático puesto que, aunque lo hayamos provocado entre todos (¡ja! o casi todos), desde luego la contribución en agravar y acelerar este catastrófico proceso no ha sido en ningún caso la misma para todas las personas que habitamos el planeta. Soy consciente de que he empezado hablando de “habitantes del planeta” y he continuado con “personas que habitamos el planeta”. Sí, es una rectificación. Incluir aquí a cualquier especie no humana es un sinsentido. El cáncer de la Tierra hemos sido nosotros. Solitos. La especie dominante. No obstante, no sé por qué me paro ahora a pensar en justicia o injusticia si ya sé, si ya sabemos todos, que el mundo no es justo y nunca lo ha sido. Pero bueno, por fantasear quizás. Aunque sea sólo por un ratito.

Como decía, si nos imaginamos el eminente futuro de nuestras diversas culturas y sociedades, llegado el punto en el que hemos entrado ya en esa espiral sin retorno auto-provocada (y casi buscada, anhelada, de forma consciente) de caos y destrucción, y la guerra mundial por el agua se ha asentado ya de forma permanente… (Oh, ¡vamos! No es tan difícil de imaginar. En serio. A penas nos quedan… ¿10? ¿20 años como mucho? No es ciencia ficción. Es el destino que hemos decidido escribir con cada una de nuestras acciones y actuaciones antropocéntricas, derrochadoras, consumistas y desmedidas. Ya lo sabíamos. ¿Ahora vamos a fingir sorpresa? Ser adulto y asumir las consecuencias de nuestros actos es un pack que debe ir junto.)



Bueno, a lo que iba, que siempre me enrollo muchísimo más de lo que quiero. Si nos imaginamos ya en ese escenario desolador de escasez en el que apenas quedan contados lugares en el planeta con acceso a agua potable, alimento y otros recursos preciados y venerados por el ser humano… creo que lo más justo sería que tuvieran acceso a ellos las personas que menos hayan contribuido a agravar el calentamiento global. Y vuelvo a decir personas porque imagino que llegados a este punto (no tan lejano) ya habremos extinguido un 90-95% de la biodiversidad mundial. Nosotros, domingueros, amantes de la naturaleza. De modo que no tendremos que preocuparnos por el resto de especies. Vaya, como hemos hecho hasta ahora.



De modo que, se me ha ocurrido elaborar una lista en orden prioritario decreciente de las personas que deberían tener acceso a la parte menos explotada de la Tierra cuando realmente los recursos sean ya un bien preciado y muy, muy, muy limitado. Es una lista absurda basada en un mundo utópicamente justo. Todos sabemos que la única realidad es que accederán a estos recursos aquellas personas que puedan pagarlos, una vez más, y que muy probablemente coincidan con las mismas que más ignoran en la actualidad las consecuencias del cambio climático. No obstante, aquí estoy yo, invirtiendo tiempo, energía e imaginación en una lista inútil.

Sin más dilación, vamos allá con mi lista de gente que debería “salvarse” en base a su respeto y menor contribución (responsabilidad) al cambio climático, y consecuente destrucción del planeta y de toda forma de vida digna:



1. Gente de los (mal) llamados “países en vías de desarrollo” que no ha disfrutado de ningún “privilegio” en su vida, ni ha vivido de forma derrochadora, ni sabe lo que es el consumismo como forma de vida porque jamás ha estado en contacto con dicho fenómeno.

Nota: Como podéis comprobar ¾ partes de la población mundial no pueden considerarse responsables directos del cambio climático, sino solo víctimas, pues ellos no han disfrutado nunca de ninguno de los “privilegios” que otorgaba destruir el planeta, como sí hemos hecho aquí en los países ricos y evolucionados del norte (uf), pero sin embargo son los que más han sufrido las nefastas consecuencias de toda esta forma insostenible y enfermiza de entender la vida. Incluso cuando aún el cambio climático no era considerado un problema a nivel mundial. Incluso cuando las guerras por el agua no habían comenzado. De modo que, sí, mi puesto número 1 va para todos ellos. Y no nos vamos a engañar. En un planeta en el que los recursos son limitados no, limitadísimos, ya habríamos cubierto todo cupo posible de plazas para vida digna con este GRAN pellizco de población, pero vamos a suponer que aún quedan algunas plazas, que si no la lista se acabaría aquí.

2. Personas que han tenido una vida con acceso a todo tipo de recursos pero han decidido vivir de forma “consciente” adoptando algunos cambios en su estilo de vida: No traer más humanos a este mundo superpoblado (no tener hijos), no tener coche (tener bicis y piernas funciona), coger pocos vuelos (los mínimos), ser vegetarianos, lavar en agua fría, reutilizar/reducir/reciclar, consumir lo justo y necesario, local y de temporada, y tener bombillas de bajo consumo.

3. Los mismos que la anterior pero además con hijos. [Se mantiene no tener coche (tener bicis y piernas funciona), coger pocos vuelos (los mínimos), ser vegetarianos, lavar en agua fría, reutilizar/reducir/reciclar, consumir lo justo y necesario, local y de temporada, y tener bombillas de bajo consumo.]

4. Los mismos que la anterior pero además con coche. [Se mantiene coger pocos vuelos (los mínimos), ser vegetarianos, lavar en agua fría, reutilizar/reducir/reciclar, consumir lo justo y necesario, local y de temporada, y tener bombillas de bajo consumo.]

5. Los mismos que la anterior pero además volando con más frecuencia. [Se mantiene ser vegetarianos, lavar en agua fría, reutilizar/reducir/reciclar, consumir lo justo y necesario, local y de temporada, y tener bombillas de bajo consumo.]

6. Los mismos que la anterior pero además comiendo productos de origen animal. [Se lavar en agua fría, reutilizar/reducir/reciclar, consumir lo justo y necesario, local y de temporada, y tener bombillas de bajo consumo.]

7. Los mismos que la anterior pero además lavando con agua caliente. [Se mantiene reutilizar/reducir/reciclar, consumir lo justo y necesario, local y de temporada, y tener bombillas de bajo consumo.]

8. Los mismos que la anterior pero además ya no reciclan. [Se mantiene consumir lo justo y necesario, local y de temporada, y tener bombillas de bajo consumo.]

9. Los que lo único que hacen es consumir lo justo y necesario, local y de temporada, y tener bombillas de bajo consumo.

10. Los que sólo tienen bombillas de bajo consumo.

Fin.




Si tu forma de vida se encuentra en las últimas posiciones o ni siquiera entra en ninguno de estos “tipos de personas que hacen algo”, por mínimo que sea, por cuidar del planeta… igual deberías plantearte algo. No sé, darle una vuelta. Algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario